Los miembros del Colegio del Cuerpo se transformaron en colibríes, aves tornasoladas de los bosques colombianos, para dar un espectáculo único en el desierto.


La obra según Ruven Afanador