Comida Cundiboyacense, un placer para cada hora del día y la noche

-
El fogón de esta región tiene como pilar fundamental la herencia de los indígenas muiscas y algunas tradiciones foráneas.

Los primeros eran consumidores asiduos del maíz, las papas y las guascas, mientras que los segundos incorporaron a esta cocina el pollo, entre otros ingredientes que transformaron las mazamorras en pucheros y, posteriormente, en uno de los platos insignia de la zona: el popular ajiaco.

El territorio Cundiboyacense está ubicado en la Región Andina, integrado por los departamentos de Boyacá y Cundinamarca. Su cocina se caracteriza por contar con diversos productos y especies aromáticas, debido a la variedad climatológica. Es así como se hallan hortalizas entre las que se destacan el apio, el repollo, el pepino, la alcachofa y tubérculos como la papa, las hibias, los ullucos, la cebolla y los rábanos, entre otros.

Para iniciar el recorrido culinario los invitamos a la capital del país: Bogotá, en donde se encuentra la famosa sobrebarriga a la criolla acompañada de las irresistibles papas chorreadas, el ajiaco que se conoce con el santafereño y el suculento caldo de costilla; luego pasemos a Tunja para deleitarnos con los cubios, las chuguas y arracachas preparados en un inolvidable cocido boyacense y, desde luego, el legendario cuchuco de trigo con espinazo de copartidario, como decían las malas lenguas; posteriormente trasladémonos a las bellas poblaciones del interior

Boyacá, en donde también se come mazamorra, especialmente la llamada mazamorra chiquita con mondongo, entre otros ingredientes. Ahora bien, para refrescarnos y ponernos más ‘contentos’ nada mejor que un sabroso sabajón elaborado con leche fresca, yemas de huevo, un cuarto de botella de aguardiente, azúcar, canela y clavos.

Si por casualidad no le apetece el sabajón, en Cundinamarca le ofrecemos un exquisito sorbete de curuba, hecho con esta delicada fruta, leche y azúcar. Para finalizar y cerrar con broche de oro este viaje colmado de manjares lo dejamos con los más tentadores postres como el de natas, el arequipe, las brevas e icacos en almíbar, la cuajada con melao, las panelitas y el dulce de mora.

Comida Cundiboyacense, un placer para cada hora del día y la noche
4.2 (83.16%) 38 votos