Álvaro Mutis, el gran poeta bogotano

Alvaro mutis, poetas colombianos, talento

Foto Cortesía: Archivo EL TIEMPO

-
Conoce la trayectoria de Álvaro Mutis; uno de los grandes poetas colombianos que obtuvo grandes reconocimientos a nivel nacional e internacional.

El 22 de septiembre de 2013 la comunidad internacional despidió a Álvaro Mutis; uno de los poetas colombianos más célebres de la historia literaria. A sus 90 años, a causa de una enfermedad respiratoria, el bogotano dio cierre a un legado que quedará grabado eternamente en las páginas de sus grandes obras.

Juventud y formación

Nacido el 25 de agosto de 1923 en Bogotá D.C., Álvaro Mutis vivió sus primeros dos años en la capital colombiana antes de mudarse con su familia a Bruselas, en donde permanecería hasta los nueve años. Si bien estaba radicado en Bélgica, durante su estancia en el antiguo continente tuvo la oportunidad de volver frecuentemente a Colombia para vacacionar. No obstante, su estancia en Europa fue interrumpida por la muerte de su padre y en 1932 se vio obligado a regresar de manera definitiva a la tierra que lo vio nacer para instalarse en una finca de Coello-Cocora, ubicada en el departamento del Tolima; una propiedad que, junto con sus experiencias en territorio colombiano y europeo, marcaría contundentemente su posterior producción literaria. Sin terminar el bachillerato, decidió matricularse en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y con tan solo 18 años, desposó a Mireya Durán con quien más adelante tendría tres hijos.

Vida y Obra

En Bogotá D.C., Mutis descubrió su gusto por la vida bohemia y se adentró en el mundo de los intelectuales.  Durante su juventud frecuentó varios establecimientos, hoy emblemáticos por los comensales de tiempos pasados. Uno de ellos es el café El Automático, conocido por haber sido el hogar de la generación de poetas Los Nuevos y del movimiento Piedra y Cielo.

En 1946 aparecerían sus primeros escritos acogidos por la revista Vida de la Compañía Nacional de Seguros, en donde para entonces trabajaba como jefe de redacción. Dos años más tarde, publicó en colaboración con Carlos Patiño Rosselli el cuaderno de poesía La balanza, el cual fue sufrió un gran golpe al ser víctima de las incineraciones del Bogotazo el 9 de abril de 1948. No es hasta 1953 que lanza su segundo libro titulado Los elementos del desastre; un poemario que lo ubicaría como uno de los principales escritores de Colombia. Adicionalmente, al final de los años 50 este se vinculó a la revista Mito, recordada por reunir las voces de grandes literatos como Gabriel García Márquez, Octavio Paz, Leon de Greiff, Jorge Luis Borges, entre otros.

Para 1956, Mutis ya había ocupado diversos cargos en la empresa privada desempeñándose como periodista, locutor, relacionista público, entre otros. No obstante, su paso por la compañía Esso se vio acompañado de varios inconvenientes legales, lo que lo llevó a exiliarse ese mismo año en México en donde instalaría su residencia. A pesar de querer alejarse de sus problemas con la ley colombiana, estos lo persiguieron hasta que en 1959 fue sentenciado a 15 meses de prisión que pagó en la cárcel Lecumberri. Aunque fueron tiempos difíciles, su paso por la penitenciaría tuvo un gran impacto en su obra literaria haciendo que esta floreciera; el Diario de Lecumberri (1960) es una prueba de ello. Al cumplir su condena, se radicó en Ciudad de México.

Países como Colombia, México e incluso España fueron testigos del crecimiento de la obra literaria de Mutis: Los trabajos perdidos (1965), Crónica regia y alabanza del reino (1985), La nieve del Almirante (1986), Ilona llega con la lluvia (1988), Un bel morir (1989) y Tríptico de mar y tierra (1993) son algunos de los títulos que más resonaron durante su vida. Sus historias fueron tan importantes que trascendieron fronteras entre disciplinas. En efecto, su novela La mansión de Araucaíma publicada en 1973 fue merecedora para que el célebre cineasta colombiano Carlos Mayolo la llevara a la pantalla grande en 1986.

“Maqroll el Gaviero”: un eterno álter ego

Entre todos los personajes creados por Álvaro Mutis, uno de ellos pasó a la historia: Maqroll el Gaviero. Este arquetipo, nacido en la mente del escritor mientras navegaba por las aguas del río Magdalena, conoció su primera aparición en el poema Oración de Maqroll incluido en Los elementos del desastre (1953) y es considerado por muchos como el álter ego del autor. A lo largo de los años, el poeta colombiano no solo depositó en él sus sentimientos y pensamientos, sino que además le compartió experiencias de vida tales como su intermitencia entre Europa y América.

Si bien este ícono de la literatura estuvo en varios poemas de su creador, su importancia le permitió ser el protagonista de la antología Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero compuesta por las novelas La nieve del Almirante (1986), Ilona llega con la lluvia (1988), Un bel morir (1989), La última escala del Tramp Steamer (1989), Amirbar (1990), Abdul Bashur, soñador de navíos (1991) y Tríptico de mar y tierra (1993).

Premios y reconocimientos

La pasión y entrega al mundo de la literatura hicieron que Álvaro Mutis fuera merecedor de múltiples galardones tanto a nivel nacional como internacional. Inicialmente, este obtuvo en Colombia el Premio Nacional de Letras (1974) y el Premio Nacional de Poesía (1983), hasta que en 1988 su prestigio trascendió fronteras y recibió en México el Premio Xavier Villaurrutia. Asimismo, su talento fue digno de ser reconocido en el antiguo continente, donde fue el ganador del Premio Médicis Étranger (1989) en Francia, del  Premio Nonino (1990) en Italia, de los premios Príncipe de Asturias de las Letras (1997) y Miguel de Cervantes (1997) en España, entre muchos otros.

De igual manera, su trabajo y dedicación hicieron que recibiera condecoraciones como la Gran Cruz de la Orden de Boyacá por parte del gobierno colombiano en 1993, año en el que también obtuvo la Orden al Mérito en el país galo. Tres años más tarde, el Reino de España le otorgó la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio.

Su importancia en la literatura universal lo convirtió en un referente para las nuevas generaciones y su aporte al mundo de las letras hizo que Colombia demostrara nuevamente el valor de sus escritores.

Te puede interesar:

Un año de homenajes a Gabriel García Márquez

5 escritores colombianos que han enamorado al mundo con sus palabras

Conoce 6 libros de la literatura colombiana que no puedes dejar de leer

Álvaro Mutis, el gran poeta bogotano
2.6 (51.76%) 17 votos