Viajar por carretera de Bogotá a Medellín: una suma de experiencias

-

Disfruta la belleza de las montañas colombianas en la ruta que une a dos de las ciudades principales de Colombia.

 

¿Estás en el centro del país y no sabes cuál va a ser el destino de tus próximas vacaciones? Hoy te invitamos a hacer uno de los recorridos más famosos en Colombia, sobre todo después de mitad de año, cuando inicia la Feria de las Flores y la ciudad se llena de los colores de la primavera.

Esta es la ruta Bogotá – Medellín

Las opciones para llegar a la capital antioqueña desde Bogotá son varias. Hoy vamos a tomar el camino que pasa por La Vega, La Dorada y Puerto Triunfo. Si quieres ampliar más tu viaje, te recomendamos desviar en Honda hacia Manizales y hacer una parada por el Paisaje Cultural Cafetero, llenándote de las tradiciones paisas de la región.

Luego de planear tu viaje, revisa que el auto esté en las condiciones adecuadas y que todos los papeles estén en regla, prepárate para tener una de las múltiples experiencias únicas que tienen las carreteras colombianas. (También puedes leer: Seis consejos que debes tener en cuenta para viajar por Colombia en carretera)

Saliendo de Bogotá…

Verás el Puente de Guadua, ¡una de las estructuras en guadua más grandes del mundo en su tipo! Ubicado en la salida noroccidental de Bogotá, por la Calle 80, es el punto de inicio de tu travesía hacia Medellín. Siguiendo la autopista llegarás a un intercambiador vial en el que debes seguir el camino que conduce a Siberia, La Vega y Villeta.

¡Cuidado con los ciclistas! Pasarás por el Alto del Vino, uno de los destinos favoritos para practicar ese deporte, por su inclinada subida de casi cuatro kilómetros que termina en el cerro El Tablazo. Quienes aceptan el reto pueden llegar en carro hasta el kilómetro 17 de la vía, estacionar allí e iniciar el viaje en bicicleta por la montaña. ¿La recompensa? Una de las comidas más tradicionales en Colombia: la fritanga, que se vende en la cima del Alto.

Si saliste temprano de Bogotá y no alcanzaste a desayunar, también en el Alto del Vino encontrarás agua de panela con queso, acompañados de la historia y tradición campesina del centro del país. Kilómetros más adelante llegarás a La Vega. ¿Te gustan los misterios? Visita la Laguna del Tabacal que, además de hermosa, es uno de los sitios con más leyendas en Cundinamarca porque en el centro tiene una isla flotante que va de un lado a otro según la hora del día.

Es posible que después de desayunar quedes cautivado con el olor de la panela y sientas que todavía tienes la taza en tus manos. El dulce aroma te llevará a la próxima parada: Villeta, un pueblo en el que la panela es tan importante que tiene su propio ‘caña tour’ y un reinado internacional de belleza en su honor, a comienzo de año.

De cordillera a cordillera

Tras haber hecho un recorrido de aproximadamente 100 kilómetros (faltarían poco más de 300 para llegar a Medellín), la siguiente parada la puedes hacer en Guaduas, al noroccidente de Cundinamarca, en la provincia del Bajo Magdalena. Las curvas de la carretera no serán problema porque es el tramo perfecto para ver la Cordillera de Los Andes y llegar al Puente Navarro, un hito arquitectónico.

Al conocer esta asombrosa construcción, declarada Monumento Nacional en 1994 por su relevancia histórica y en la ingeniería del país (fue el primer puente metálico de Suramérica), también atravesarás el río Magdalena y llegarás a Honda, en el departamento del Tolima.

Pasarás por la Ruta del Sol, una carretera que comunica el interior del país con la Costa Caribe, también llamada Troncal del Magdalena, desde Honda, por ser paralela al río.

Este será el punto clave de tu travesía. Si te diriges hacia el occidente del país, alejándote del cauce del río Magdalena y entrando en la Cordillera Central, una de las divisiones que se dan en el país de la Cordillera de los Andes, en tu camino se cruzará Manizales. De allí, para continuar hacia Medellín puedes atravesar el valle del río Cauca, hacia Anserma, un pueblo típico colombiano, con dirección a La Pintada, en donde estarás más cerca del río, y finalmente deberás atravesar Itagüí, uno de los municipios más pequeños, pero al mismo tiempo industrializados, de Colombia.

 

El Magdalena como guía

Si continúas en dirección norte, llegarás a La Dorada. ¿Te gustan los animales? Puedes entrar al pueblo y parar en el parque Simón Bolívar, o ‘de las iguanas’, por la cantidad de reptiles que se pueden ver conviviendo con habitantes y turistas. Por la posición geográfica de La Dorada y su cercanía con Santander, Tolima, Cundinamarca y Antioquia, estarás en ‘el corazón del país’, como es conocida la ciudad.

El camino para llegar a Medellín estará dirigido por el cauce del Magdalena en un gran tramo, que comparte la misma dirección de la carretera, hasta Puerto Triunfo, a 180 kilómetros de la ‘Capital de la montaña’, el municipio que te recibirá en Antioquia para recorrer el occidente del país.

Deja salir tu espíritu aventurero en el Parque Temático Hacienda Nápoles, un lugar en donde encontrarás especies exóticas, para la región, como elefantes , hipopótamos y cebras, atracciones acuáticas que incluyen las cataratas artificiales más grandes del mundo y sitios dedicados al continente africano, entre otros múltiples espacios.

¡Ya en Antioquia!

Siguiendo con los planes aventureros, el siguiente municipio en el que te puedes detener, aprovechando que decidiste viajar por carretera, es San Luis, ‘la perla verde del Oriente’, un lugar reconocido por su cercanía al Cañón la Cristalina, perfecto para practicar canyoning. También pasarás por Cocorná, un municipio con múltiples fuentes de agua en donde tienes la posibilidad de hacer otro plan extremo y volar en parapente.

Si tu corazón no resiste un viaje por los cielos antioqueños, qué tal si haces una parada sobre la carretera y disfrutas de la típica mazamorra paisa mientras admiras el paisaje de cascadas y quebradas y, por qué no, ¡de pronto ves a uno que otro deportista en el aire!

Al salir de Cocorná y pasar por el municipio de El Santuario, llegarás a Marinilla. Aunque falta poco para la parada final, ¿por qué no tomar un último desvío? Visita la Piedra del Peñol en Guatapé, y sube las escaleras que llevan a la cima, a 220 metros sobre el suelo, del monolito. La vista desde allí aportará más fotos para tu álbum de recuerdos. Esta vez el protagonista será el embalse El Peñol – Guatapé, que hace parecer el lugar un paraíso de islas verdes conectadas por la naturaleza. ¡No te creerán que el lugar existe!

Los municipios más cercanos a la ciudad de la eterna primavera son Guarne, Copacabana y Bello. Una parada más en el itinerario puede ser el Parque Ecológico Piedras Blancas, en Guarne. Entra al mariposario y admira la belleza de parte de la biodiversidad del país en un espacio de 250 metros cuadrados.

Una vez pases por Bello, entrarás a Medellín, la capital antioqueña ubicada a 1538 metros sobre el nivel del mar, con la temperatura primaveral perfecta y un plan para cada visitante.

Como ves, en 400 kilómetros las experiencias que puedes tener por carretera en Colombia son muchísimas. Anímate a vivirlas y sorpréndete con lo que encontrarás en cada uno de los mágicos rincones que tiene el país.

¿Quieres conocer más rutas?

De Bucaramanga a Cartagena, sintiendo el mar Caribe

Viajar por carretera de Bogotá a Medellín: una suma de experiencias
4 (80%) 10 votos