Bogotá, un destino amigable con el medio ambiente

-
Las ciclorutas, parques naturales y humedales son una alternativa ecológica para explorar y disfrutar de la capital de Colombia.

Bogotá es una ciudad verde. Según el estudio de Green City Index desarrollado por la multinacional Siemens y The Economist, Bogotá ocupa el sexto lugar dentro del escalafón de las 17 ciudades más sostenibles del continente: 14 humedales, 81 familias de invertebrados, 153 especies de aves, 12 tipos de mamíferos y 4 clases de reptiles confirman que, además de una gran urbe, la ciudad es un lugar de importancia ambiental.

Las zonas verdes en Bogotá alcanzan los 107 metros cuadrados por persona, la cifra más alta entre las ciudades de población media. TransMilenio, la ciclovía, las ciclorrutas y el Día sin Carro ayudan al medio ambiente reduciendo el uso del vehículo particular.

La ciclovía de Bogotá cuenta con 121 kilómetros de calle distribuidos a lo largo y ancho de la ciudad para quienes salen en sus bicicletas, patines o simplemente a caminar los domingos. Presta su servicio de 7:00 a.m. a 2:00 p.m.

El Proyecto Cicloruta formó parte integral del Plan de Desarrollo 1998-2001 (‘Por la Bogotá que queremos’).  Actualmente, el sistema cuenta con 344 kilómetros y se extiende por toda la ciudad. Es una método complementario de transporte y facilita la movilidad en diferentes corredores de la ciudad.

 

Belleza natural inigualable

La ciudad cuenta con 14 humedales reconocidos, entre ellos El Torca, ubicado en la localidad de Usaquén, y Guaymaral en Suba; además, alberga especies animales como los cucaracheros, las lagartijas y las libélulas.

En la localidad de Suba también se hayan los humedales de La Conejera —con una extensión de 58.98 hectáreas— Juan Amarillo —con 220 hectáreas—, y Córdoba —con un área de 40.51 hectáreas—. Estas maravillas naturales son el hogar de animales como la garza dorada, la tingua moteada, las ardillas y el curí.

Al suroccidente de Bogotá, en la localidad de Kennedy, se ubican los humedales La Vaca, El Burro y El Techo, que cuentan con 8, 26 y 2 hectáreas de extensión respectivamente. Allí habitan plantas como el botoncillo, la lengua de vaca, el barbaso y la lenteja de agua.

En Bosa y Barrios Unidos, otras dos localidades de la capital, están los humedales de Tibanica, con 21.26 hectáreas y 26 especies de aves, y el humedal El Salitre, de 6.4 hectáreas de área y 78 tipos de aves.

En materia de turismo ecológico, Bogotá también ofrece la alternativa de los parques naturales. Por ejemplo, el Jardín Botánico José Celestino Mutis es un lugar en donde se realizan actividades de investigación sobre la diversidad de la flora colombiana, particularmente de la Sabana de Bogotá.

El Parque Natural Chingaza, ubicado a una hora de la capital, aporta el 80 % de agua potable de alta calidad a Bogotá, lo que lo hace imprescindible para la vida de los capitalinos.

El Parque Natural Chicaque cuenta con frondosos bosques, caídas de agua, imponentes montañas, 300 especies de aves y 20 tipos de mamíferos. Se encuentra a media hora de Bogotá.

En el corazón de la ciudad está el Parque de la Independencia. Allí se encuentran árboles de especies nativas y extranjeras, entre la que destacan la palma de cera, eucaliptos, pinos, cauchos y las acacias.

Bogotá es una ciudad comprometida con el medio ambiente. Para conocer más de éste y otros sectores visite la página web de la ciudad.

Bogotá, un destino amigable con el medio ambiente
2.9 (58%) 10 votos