Ustedes

Casi todos mis días en Bogotá repetían la misma rutina, y no solo la del despertador y el trabajo. Casi […]

Casi todos mis días en Bogotá repetían la misma rutina, y no solo la del despertador y el trabajo. Casi todos mis días en Bogotá agarraba uno de esos pequeños taxis amarillos –Chevrolets achatados por estadística–, montaba en él, y al instante, como una vieja cinta de casete, sonaban las mismas voces:

–Buenos días, señorita. ¿Cómo me le va?
–Bien, bien, señor. ¿Y usté?
–Maravilloso, señorita. Aquí en la lucha. ¿A dónde vamos?

Yo le indicaba y se hacía el silencio.

Aunque al poco tiempo de llegar a Colombia comprendí que tenía que tirar por la ventana el tuteo español, mi acento, mi “ce” sonora, siempre siempre me delataban:

–¿Y usté de dónde es? Española, ¿no?
–Sí, señor.
–¿De vacaciones pues?
–No, no. Vivo acá, estoy con una pasantía. Estaré un año.
–¿Y amañada? ¿Le gusta Colombia?
–Me encanta este país, si me apura más que el mío.
–Pero, ¿cómo así? –respondía incrédulo.

Todos y cada uno de esos conductores se sorprendían y alegraban de mis palabras casi por igual.

–¿Y fue a pasear? ¿Qué conoce? –preguntaban casi siempre, esperando la típica respuesta con un “Cartagena” de por medio; no esperaban que hubiera puesto los pies en Popayán o Quibdó, que más allá de Villa de Leyva soñase con ir a Bahía Solano y que Leticia se me quedaba en el tintero mientras se me agotaba ese 2010, aunque no podía quejarme porque había viajado por el Magdalena, la Sierra Nevada y Valledupar. Porque un día paseé por Los Llanos o por el Cauca. ¡Ay, Cali!

Aquel hombre, siempre cálido y sonriente, ya más cómodo con la conversación y acostumbrándose al orgullo que le entraba en el pecho, me decía:

–No, pero mejor dicho. Conoce usted más mi país que yo.

Y le devolvía una sonrisa.

Los consejos, las historias de vida, el “debe ir usté a Zipaquirá”, se amontonaban hasta que nos acercábamos al destino. Y entonces, solo entonces, me devolvían la pelota de la conversación:

–¿Y qué es entonces lo que más le gusta, señorita?

Y yo sin excepción, respondía: “ustedes, señor. Lo mejor de este país son ustedes, los colombianos”.

Y es que a mis 26 años y tres países vividos que no son el mío, solo ha sido Colombia a la que sentí, y aún siento, pertenecer. Un país que está vivo.

* Por Raquel Godos, Periodista española de la agencia EFE en Washington. Vivió en Colombia en 2010.

 

Ustedes
4.3 (86.67%) 3 votos
Artículos recomendados

Bellos monumentos de Cúcuta

Parte del antiguo Ferrocarril que atravesaba nuestra ciudad. Bellos monumentos de Cúcuta5 (100%) 1 voto
santuario, turismo

Santuario de la Medalla Milagrosa

Santuario, construido por la comunidad Vicentina, en la Colina del Rosario, frente al parque de los Fundadores y al lado...

Paipa, Boyacá

Ver imágenes 1 – 2 – 3     Paipa, Boyacá2 (40%) 2 votos
rosas, jardin botanico, bogotá, flores

Rosa del Jardín Botánico de Bogotá

Rosa del Jardín Botánico de Bogotá. Rosa del Jardín Botánico de Bogotá3.3 (65%) 16 votos

Colombia al cuadrado y sus alrededores

El municipio de Colombia, Huila ubicado en el centro-oriente del país, está compuesto de los siguientes territorios: San Antonio, San...
bogota, guia turistica, conocer bogota, que hacer en bogota

Bogotá

La capital de Colombia, la ciudad de Bogotá. BogotáTu votación es muy importante, califica este artículo
Castillo San Felipe, Cartagena

Cartagena

Cartagena, Patrimonio de la Humanidad, antigua como su historia.   CartagenaTu votación es muy importante, califica este artículo
2600 metros, capital, Bogota, Colombia

Bogotá: 2.600 metros más cerca de las estrellas

Visita Bogotá y conocerás por qué en Colombia soñar es más fácil cuando estás cerca del cielo. Bogotá: 2.600 metros...
pueblo rico, municipio, colombia

Pueblo Rico

Pueblo Rico, ubicado en el Departamento de Risaralda se consolida como un municipio de mayor diversidad cultural, territorio triétnico y...

Atardecer entre montañas

Así se ve el atardecer diariamente en Aranzazu, Caldas, en donde se vive, se ama y se espera. Atardecer entre...