Fernando Montaño baila en Nabusímake, la ciudad donde nace el sol. Una tierra colombiana mítica donde habita la comunidad indígena arhuaca.


La obra según Ruven Afanador