La Orinoquía: brilla por sus deliciosas carnes y particulares cocciones

-

Su cocina está compuesta por los frutos de la ganadería, los de las chacras y aquellos que nacen en la profundidad de la selva.

Esta región colombiana, determinada por la cuenca del río Orinoco, se conoce también como Llanos Orientales.

Desde la madrugada, esta zona del país da prioridad a la alimentación. El día arranca, en la mayoría de sus nativos, a las 4:00 de la mañana con un caliente, energizante y delicioso café cerrero y, alrededor de las 8:00 o 9:00  a.m. se sirve un ‘poderoso’ desayuno compuesto por majuele, bebida elaborada a base de plátano maduro cocido que si se deja fermentar durante algunos días se convierte en chicha; una pericada, que puede preparase con huevos de gaviota, garzas tortuga o gallina; pan de arroz, que combina los granos remojados del cereal con la cuajada fresca obtenida en los ordeños; picillo, hecho con tiras de carne seca sazonadas  con cebolla cabezona, cebolla larga y ajo y el infaltable guarulo, un café claro endulzado con panela.

De medias nueves o entre comidas en general es usual degustar las harinas de maíz o de yuca hidratadas con agua y saborizadas con miel o ají, los tungos llaneros que son una masa dulce de arroz con queso envuelta en diferentes hojas y de cuando en cuando uno que otro trago de chicha suave.

En lo que respecta a caldos y sopas encontramos los de cabeza de cachama, el pez amazónico más consumido en los Llanos Orientales; de costilla; de res; de caracoles; de arracacha con dorado; de cuchas y de topochos con carnes.

Entre los platos fuertes se destacan el tatuco, que hace parte de una de las técnicas de cocción más particulares a nivel mundial y que consiste en utilizar el calor indirecto del fuego para hervir, en un agujero hecho en la tierra, diversos alimentos en sus propios jugos; la mamona, un plato insignia de esta zona que hace referencia a la carne de una ternera que aún no ha sido destetada; la ternera a la llanera que se prepara con la carne de una ternera de un año y, por último, el chigüiro a la brasa, conocido como el roedor más grande del mundo que puede pesar alrededor de 65 kilos.

En cuanto postres hallamos diversa mezclas de panela, miel, azúcar y frutas silvestres. Un ejemplo son los populares bananos con melao de panela.

La Orinoquía: brilla por sus deliciosas carnes y particulares cocciones
1.9 (37.66%) 94 votos